Noticias

En el escenario de la selección de personal se viene posicionando un artilugio, que en algunos juzgados de Estados Unidos, Israel y Japón, sirve como prueba judicial: es el polígrafo, que no es otra cosa que el detector de mentiras. 

El polígrafo se pone de moda

En el escenario de la selección de personal se viene posicionando un artilugio, que en algunos juzgados de Estados Unidos, Israel y Japón, sirve como prueba judicial: es el polígrafo, que no es otra cosa que el detector de mentiras. No se trata de una práctica novedosa, sino más bien una herramienta cada día más utilizada por empresas de distintos sectores de la economía para establecer el grado de confiabilidad de su personal, sobre todo en actividades financieras, mineras, de seguridad y logística, entre otras. “El detector de mentiras es un instrumento adicional al proceso de selección y en los últimos años ha tomado fuerza en Colombia. En el caso del preempleo, advierte un directivo de la Internacional Polygraph Service, con sede en Colombia, el detector verifica la confiabilidad del personal próximo a contratarse mediante la validación de aspectos de seguridad importantes para la existencia de una empresa.

La máquina es capaz de detectar si el aspirante al cargo ha tenido vinculación con personas al margen de la ley, intenciones de infiltración y comisión de delitos graves en trabajos anteriores. Si una persona ha robado y se postula para cajero en un banco, es lógico que entre el protocolo de preguntas figure si ha hurtado. Si el sujeto miente, el polígrafo mostrará a través de las variables que miden el intento de engaño y la información será entregada, solo a la parte interesada, quien decidirá si la contrata o no. Aunque existen quienes afirman que el detector no es totalmente fiable, los defensores aseguran que los resultados tienen un alto grado de certeza, toda vez que se basa en dos ciencias: la sicología y la fisiología. Para llegar a los resultados el polígrafo utiliza cuatro variables: la presión sanguínea, la resistencia galvánica de la piel, las frecuencias respiratoria y cardiaca “El detector de mentiras es un instrumento de gran sensibilidad y precisión, capaz de registrar de forma continua en un gráfico las variaciones fisiológicas que se producen en el organismo de un individuo estimulado psicológicamente mediante determinadas preguntas.

Tomado de Portafolio: Hermógenes Ardilla Especial para elempleo.com Vea la versión completa en: www.elempleo.com/info/portafolio